Es muy común en algunos lugares echarse la siesta después de comer, y es que hay personas que una vez que comen les entra un sueño imposible de aguantar, y esto tiene un motivo.

El por qué del sueño después de comer

La razón de esta caída del sistema es por la glucosa, pues ésta hace que desciendan los niveles de oxerina, que es un tipo de proteína que se encarga de mantenernos alerta, de forma que cuando estos niveles bajan nuestra alerta disminuye y hace que el sueño haga su aparición.

Para llegar a esta conclusión se ha hecho un estudio por parte de la Universidad de Manchester, en Inglaterra, con la que se llegó a ver en los resultado que con sólo una pequeña subida de glucosa la capacidad neuronal se veía reducida. De modo que para mantenerse despierto es recomendable comer comidas ricas en carbohidratos o grasa, mientras que si quieres el efecto contrario lo ideal son comidas ricas en proteínas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba