A Luis Santana, un joven delincuente de 32 años, no se le ocurrió mejor cosa para librarse de la policía que arrojar un loro a la cara de un agente. Santana pretendía así huir de las incómodas preguntas que el policía comenzó a hacerle cuando le vio discutir acaloradamente con otro hombre en las inmediaciones de un centro comercial a las afueras de Waterbury, en Conneticut, Estados Unidos.

Arrestado tras arrojar un loro a la cara de un policía

Al parecer, Santana le arrebató el loro a una mujer que acababa de comprarlo y se lo lanzó a la cara del policía, lo que le permitió huir y refugiarse en una vivienda cercana. Sin embargo, a última hora de ese día fue arrestado y conducido a dependencias policiales, donde le tomaron declaración. Pronto tendrá que responder ante un juez por los cargos de asalto a un policía y crueldad animal. El loro salió ileso, pero propinó un fuerte mordisco al policía, que necesitó asistencia sanitaria.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Arriba